Un nuevo reconocimiento para el documental sobre la vida y la lucha de Carlos Fuentealba

Buenos Aires, 15 de abril de 2014

Por iniciativa del diputado del Frente Nuevo Encuentro, Edgardo Form, se realizó el acto de Declaración de Interés Cultural, Educativo y en materia de Derechos Humanos de “Carlos Fuentealba, camino de un maestro”, documental dirigido por Luciano Zito y producido por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini  y Canal Encuentro, con el apoyo del Ministerio de Educación de la Nación, Ctera, Suteba, el sindicato de docentes de La Rioja AMP, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y la Comisión Carlos Fuentealba Presente (CO.CA.PRE) de Neuquén. La actividad, que se realizó en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña, contó con la participación del  realizador del documental, Luciano Zito; la directora de Canal Encuentro, María Rosenfeldt; la diputada del Frente para la Victoria, Lorena Pokoik; el secretario de Investigaciones del Centro Cultural de la Cooperación, Pablo Imen; y el responsable de prensa de CTERA, Alejo Demichelis.

“Estamos orgullosos de haber logrado que la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires haya resuelto declarar de interés pedagógico en defensa de la Memoria, la Verdad y la Justicia esta película dedicada a la memoria del querido compañero Carlos Fuentealba”, expresó Form al inaugurar el panel. A su vez, el diputado destacó que “esta distinción que otorga la Legislatura y que fue votada mayoritariamente, asume la obligación de este cuerpo político, por dar a conocer la trayectoria, los valores y el compromiso de un docente cuya muerte, aún, deja heridas abiertas de impunidad”.

Por su parte, Pokoik manifestó: “Pienso en la criminalización de la protesta social y lo que representó en Neuquén ese escenario, ese contexto tan complejo. Hay una historia de vida detrás del símbolo Carlos Fuentealba, hay una familia, hay un padre, hay un luchador, hay un militante, un hombre apasionado por la defensa de la educación pública. Hablar de Fuentealba y contar su historia es devolverlo a la vida”.

A su turno, María Rosenfeldt, destacó que Sandra Rodríguez, esposa de Fuentealba, “es la voz que sigue el relato de este documental y nosotros decidimos acompañar esa voz que mantiene la lucha por la justicia y la memoria del maestro”.

Por su parte, Zito manifestó que “con este material hemos logrado que muchas voluntades se hayan puesto de acuerdo para hacer que esta película se vea en todos lados, y que muchas miradas puedan ir en una misma dirección”. El director se refirió así al reclamo popular para que avance la denominada causa Fuentealba II -virtualmente paralizada- que investiga las responsabilidades políticas del ex gobernador Jorge Sobisch.

En esa misma línea, Alejo Demichelis sostuvo que “esta película forma parte de la campaña contra la impunidad. Estamos exigiendo que avance la causa Fuentealba II y que Sobisch sea juzgado”.

Para finalizar, Pablo Imen destacó que “la articulación del Estado, mediante el Ministerio de Educación, el INCAA, canal Encuentro, los sindicatos docentes y el movimiento social expresan un nuevo modo de política pública” y que  “este material es valioso porque nos muestra distintos aspectos de la vida de Carlos Fuentealba que nos ayudan a discutir la escuela que debemos construir hoy”.

Luego del debate, el diputado Form entregó a los panelistas el diploma de distinción, tal como quedó establecido en la Resolución Nº 28-2014.
Foto: Edgardo Form junto a la diputada Lorena Pokoik; el realizador Luciano Zito; la directora de Canal Encuentro, María Rosenfeldt; el secretario de investigaciones del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorni, Pablo Imen; el responsable de prensa de CTERA, Alejo de Michelis.

Comentarios: Deje un comentario

La Legislatura porteña declaró de interés cultural y educativo al documental “Carlos Fuentealba, camino de un maestro”

Buenos Aires, 3 de abril de 2014

Por iniciativa del diputado del Frente Nuevo Encuentro, Edgardo Form, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró de interés cultural-educativo y en materia de Derechos Humanos, el documental”Carlos Fuentealba, camino de un maestro” por su valor artístico, por su contribución a la defensa de la escuela pública y por su aporte a la justicia en la causa que investiga el asesinato del maestro.

El film realiza un recorrido por la vida de Fuentealba a través de archivos y testimonios de familiares, amigos y alumnos en diálogo permanente con su compañera de vida, Sandra Rodríguez.

El documental, presentado el 11 de septiembre de 2013, es una coproducción entre el Ministerio de Educación de la Nación, a través de su Canal Encuentro, y el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (CCC) con el apoyo de la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA) y la Asociación de Maestros y Profesores de La Rioja (AMP).

“Este es un material que permite llevar su historia a cada rincón del país, a cada escuela, a cada barrio. No sólo para sostener en la memoria a  un maestro asesinado por el poder político y policial de la provincia de Neuquén, sino también para valorar a un defensor de la educación pública y de la liberación”,  expresó Form.

“Emotividad, respeto, equilibrio, afecto, militancia, amor, lucha, pedagogía y revolución son palabras que representan el contenido y la calidad de la producción que aquí estamos declarando”, concluyó.

Comentarios: Deje un comentario

La Tecl@ Eñe, Revista Digital de Cultura y Política

Apuntes para que la historia no se repita

La mente y la conducta humana tienen una complejidad que excede las pretensiones de esta nota, escrita en vísperas de un nuevo aniversario del fatídico golpe de estado del 76. Nuestro propósito no es indagar en los laberintos de la psicología que llevan a perpetrar atrocidades, sino reflexionar brevemente sobre la necesidad de preservar la organización y la lucha consecuente por la Memoria, la Verdad y la Justicia, porque puede volver a suceder.

Por Edgardo Form

“Ha sucedido, y es, por consiguiente, que puede volver a suceder”.  Así se refería el escritor judío italiano Primo Levi, sobreviviente de un campo de exterminio nazi y autor de Si esto es un hombre, a la Shoa.

El autor de este texto conmovedor no se equivocaba y la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial confirma su afirmación. Volvió a suceder. Ocurrió con las “limpiezas étnicas” en la ex Yugoeslavia, en países africanos, durante la sangrienta represión francesa en Argelia y aquí, en la República Argentina, durante los años de plomo de la dictadura cívico militar. El terrorismo de estado instalado a partir del 24 de marzo de 1976 y aún antes, con la acción criminal de la nefasta Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) fueron la versión más reciente de los métodos para suprimir físicamente a decenas de miles de personas, instalar el terror en la sociedad y, en definitiva, poner en marcha proyectos económicos, políticos y culturales inspirados por los sectores minoritarios del privilegio.

En todos los casos, los ejecutores de la tortura, la desaparición y la muerte eran individuos de carne y hueso, padres de familia, mayoritariamente creyentes – católicos practicantes y de misa diaria o semanal, entre los genocidas argentinos -, convencidos de que aplicar la picana eléctrica y arrojar a los secuestrados anestesiados al Río de la Plata o el mar desde los aviones era un acto patriótico y bendecido por los vicarios de Dios.

Hasta el día de hoy, en los juicios que se llevan a cabo a los militares, los civiles y clérigos que perpetraron las peores aberraciones de lesa humanidad no demuestran gestos sinceros de arrepentimiento. Más aún, muchos de ellos afirman con soberbia que lo volverían a hacer. La mente y la conducta humana tienen una complejidad que excede las pretensiones de esta nota, escrita en vísperas de un nuevo aniversario del fatídico golpe de estado del 76. Nuestro propósito no es indagar en los laberintos de la psicología que llevan a perpetrar semejantes atrocidades, sino reflexionar brevemente sobre la necesidad de preservar la organización y la lucha consecuente por la Memoria, la Verdad y la Justicia, porque puede volver a suceder.

“No olvidar, no perdonar, por nuestra y vuestra dignidad”, acuñaron con heroísmo los luchadores que se alzaron en armas contra la opresión nazi en el Gueto de Varsovia. De eso se trata, porque los únicos que pretenden ocultar el pasado y arrojar un manto de olvido sobre el espanto que ha dejado heridas abiertas hasta el presente – y que seguirán sin cerrar mientras no se avance con el juicio y el castigo a los responsables materiales e ideológicos de la masacre – son los que añoran aquellos métodos para frenar las luchas populares e impedir la construcción de sociedades con democracia participativa y distribución equitativa de la riqueza.

Por estos días, las acciones desestabilizadoras de los grupos económicos concentrados y sus voceros mediáticos aquí, en Venezuela y Ecuador, entre otros territorios en disputa, son señales claras y contundentes de que los restauradores del neoliberalismo y el dominio absoluto del capital financiero están al acecho. Y lo peor es que su prédica ha calado hondo inclusive en sectores que, objetivamente, son las víctimas potenciales de tales políticas.

Ya lo dijo el recordado Julio Cortázar en 1980, con su prosa maravillosa y su compromiso con los valores éticos de un genuino humanismo: “Lo irracional, lo inesperado, la bandada de palomas, las Madres de Plaza de Mayo, irrumpen en cualquier momento para desbaratar y trastocar los cálculos más científicos de nuestras escuelas de guerra y de seguridad nacional. Sigamos siendo locos, madres y abuelas de Plaza de Mayo, exiliados de adentro y de afuera. Sigamos siendo locos, argentinos; no hay otra manera de acabar con esa razón que vocifera sus slogans de orden, disciplina y patriotismo. Sigamos lanzando las palomas de la verdadera patria a los cielos de nuestra tierra y de todo el mundo”. (1)

Termino estas líneas cargadas de inevitable preocupación por las turbulencias del presente, con las palabras pronunciadas por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su discurso del viernes 21 de febrero último, en referencia a la situación planteada en la hermana República Bolivariana de Venezuela: “Extendemos nuestra mano solidaria a todo el pueblo venezolano, recordando que no hay nada más importante para todos, para los que piensan como piensan, hayan votado como hayan votado, que no hay nada más importante que el respeto a la democracia y la paz. Porque respetar la democracia, respetar la voluntad popular y porque respetar la paz sumado al respeto a la democracia, es en definitiva respetar la vida. Queremos que se respete la vida respetando la democracia, y habrá oportunidad si ahora no les tocó ganar las elecciones, en un próximo turno electivo, presentarse nuevamente a elecciones. Las elecciones son así, se ganan o se pierden, pero no de puede por haber perdido una elección poner en vilo a un país y también poner en vilo a una región que ha sido declarada hace muy poco tiempo por la CELAC como una región de paz. Se lo pedimos encarecidamente a todos. Y también que las manifestaciones verbales o las manifestaciones políticas que cada uno tiene derecho a hacer, o las manifestaciones de caminar, de accionar, se pueden hacer sin violencia, sin agresión, que cada uno dé su opinión, pero por favor sin violencia y sin agresión, porque la violencia siempre engendra mayor violencia, aunque sea verbal. Tenemos que ser un poco más tolerantes con nuestra lengua, con nuestras acciones y no contribuir a avivar fuegos que no son de la región, sino que tal vez son agitados por vientos que vienen de otros lados. No seamos tontos, por favor, seamos inteligentes y ayudemos a contribuir y a construir esa paz, porque la paz también se construye cotidianamente todos los días con nuestras palabras y nuestras acciones”.(2)

A estas definiciones expresadas por nuestra Primera Mandataria, sólo podría agregar que no hay paz sin justicia y que la democracia se defiende con participación popular, solidaridad y justicia social.

1)Reproducido de “La Rebelión de las Madres . Historia de las Madres de Plaza de Mayo – Tomo I (1976-1983), de Ulises Gorini. Grupo Editorial Norma.

2)Reproducido del artículo “No matarás”, de Hernán Brienza, en Tiempo Argentino del 23 de febrero de 2014.

Comentarios: Deje un comentario

26/03/2014 - Clarín - Los consumidores y usuarios tienen derechos

Por Edgardo Form*

La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires establece en el primer párrafo de su artículo 46 que “La Ciudad garantiza la defensa de los consumidores y usuarios de bienes y servicios, en su relación de consumo, contra la distorsión de los mercados y el control de los monopolios que los afectan”.
En este caso, al igual que en todos los derechos consagrados en el texto constitucional, tanto en el ámbito porteño como a nivel nacional, es indispensable la existencia de un Estado que garantice su cumplimiento efectivo. Pero si bien es una condición necesaria, la experiencia en este caso indica que no es suficiente.
Para que los derechos de la ciudadanía se cumplan en plenitud, es indispensable la participación – en este caso de los consumidores y usuarios – en el control efectivo del cumplimiento de las normas vigentes.
En particular, del programa “precios cuidados”.
Al respecto y en una primera evaluación, aparece como un dato relevante la tendencia hacia un mayor protagonismo de la comunidad, tanto a través de las organizaciones dedicadas a la defensa de los mencionados derechos, como en el cuidado individual del bolsillo de quienes hacen sus compras en los súper e hipermercados.
Esta conducta participativa trasciende los beneficios que puede tener una persona concreta en la preservación de su capacidad de ahorro, sino que tiene un efecto sumamente positivo para el bien común de los sectores con menores recursos.
Sería deseable, por lo tanto, que esta modalidad se incorpore a los hábitos permanente de nuestros compatriotas, como la forma eficaz de asegurar el derecho humano a vivir cada día mejor.

*Diputado bloque Frente Nuevo Encuentro. Presidente de la Comisión de Defensa de Consumidores y Usuarios

Comentarios: Deje un comentario

Legislatura porteña declaró beneplácito para la refundación del Teatro IFT

Buenos Aires, 20 de Marzo de 2014

La Legislatura de la Ciudad Auónoma de Buenos declaró esta tarde el beneplácito por el Programa para la refundación del Teatro IFT (Idisher Folks Theater) emblema del teatro independiente y representante de la cultura popular de nuestro país.

El proyecto, presentado por el diputado Edgardo Form, del Frente Nuevo Encuentro y en coautoría con las diputadas Susana Rinaldi (FPP); Gabriela Alegre (FPV) y Lía Rueda (PRO), fue votado por amplia mayoría del cuerpo legislativo.

“Indudablemente el teatro atraviesa una crisis que viene de hace mucho tiempo, con consecuencias como el deterioro de la sala principal, que fue fundada en 1932 por inmigrantes judíos que con su idioma y tradiciones fueron portadores de una profunda convicción en cuanto a lo que significa la difusión de los valores culturales”, argumentó Form.

A su vez, el legislador destacó que “el IFT ha funcionado como la caja de resonancia de las mejores expresiones de la cultura universal del teatro nacional” y que “la actual comisión directiva, que es heredera de aquellos fundadores, se ha propuesto garantizar la continuidad en el tiempo de esta sala emblemática para la cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

“Hay un plan de refundación que implica el aprovechamiento de la infraestructura del subsuelo para generar condiciones para instalar allí estacionamientos que serán vendidos para poder pagar las deudas acumuladas, sin la necesidad de que vayan las topadoras a tirarlo abajo, como se ha dicho”, concluyó el legislador del Frente Nuevo Encuentro.

Comentarios: Deje un comentario

Form, presidente de la Comisión de Defensa de Consumidores y Usuarios de la Legislatura

Buenos Aires, 12 de marzo de 2014

La reunión constitutiva de la Comisión de Defensa de Consumidores y Usuarios se realizó esta tarde en la Legislatura porteña. Participaron legisladores de distintas fuerzas políticas que asignaron al diputado del Frente Nuevo Encuentro, Edgardo Form, como presidente, a Federico Salvai (PRO) como vicepresidente y al abogado Claudio Boada, especialista en derechos de usuarios y consumidores, como director.

Los vocales son Daniel Lipovetzky (PRO), Juan Nosiglia (UNEN), Victoria Roldán Méndez (PRO), Iván Petrella (PRO) y Gabriel Fucks (FPV).

Al agradecer la designación para presidir este equipo de trabajo legislativo, Form señaló: “más allá de nuestras respectivas pertenencias partidarias y miradas políticas, tenemos como denominador común el mandato de la Constitución porteña, que en su artículo 46 establece que ‘La Ciudad garantiza la defensa de los consumidores y usuarios de bienes y servicios, en su relación de consumo, contra la distorsión de los mercados y el control de los monopolios que los afecten’”.

Comentarios: Deje un comentario